Un vestido de seda que sobrevivió casi cuatro siglos en el fondo del mar sigue siendo un misterio

Publicado:

17 de marzo de 2023 12:14 GMT

Los investigadores creen que el traje pertenecía a una mujer de clase alta, posiblemente de una corte real.

Expertos holandeses continúan investigando el misterio que rodea al dueño de un vestido que permaneció durante casi cuatro siglos dentro de un barco hundido cerca de la isla de Texel, a más de 100 kilómetros de Ámsterdam.

El barco mercante naufragó alrededor de 1650 y fue casi olvidado, hasta que un equipo de buzos descubrió los restos en 2014, encontrando un traje de seda en buen estado. Entre los objetos rescatados también se encuentra un vestido plateado; portadas de libros, uno de los cuales investigadores creen que podría vincular el hallazgo con la dinastía Stuart; y lo que parecían ser artículos de tocador para mujeres del siglo XVII.

Los artículos encontrados en el barco ahora se exhiben en el museo Kaap Skil en Texel. El equipo de investigadores aún no ha podido descubrir el nombre del barco ni la identidad de las personas que viajaban en él, indica The New York Times.

“La idea de que este vestido ha estado en el fondo del mar durante siglos es una locura”, dijo Corina Hordijk, directora artística de Kaap Skil y otros tres museos en la isla de unas 14.000 personas. “La última persona que lo tocó antes de esto probablemente fue la persona que lo usó”, dijo.

Ambos vestidos tenían alrededor de 30 años cuando se hundieron con el barco. La prenda de seda tenía una cintura más ancha y probablemente era para una mujer mayor, suponen los investigadores. Mientras que el vestido plateado podría haber sido un vestido de novia, lo que podría significar que tenían diferentes dueños.

“Estos trajes eran increíblemente caros”, argumentó Arnold van Bruggen, director de un próximo documental sobre el descubrimiento, suponiendo que habrían pertenecido a mujeres de “una corte real”.

Por el momento, se barajan tres hipótesis sobre el origen de los objetos. La primera versión supone que el vestido pertenecía a una compañía de teatro huyendo de Inglaterra.

El segundo se basa en la investigación de un historiador de la Universidad de Oxford, quien dice que la ropa, así como otros artículos, perteneció a la difunta esposa de un embajador y fueron transportados a Inglaterra desde Constantinopla.

La tercera posibilidad es que los objetos pertenecieran a una familia rica de Europa del Este que escapa de la Guerra de los Treinta Años.

Aunque se espera que continúen las investigaciones sobre el naufragio, Thijs Coenen, arqueólogo marítimo de la Agencia Holandesa para el Patrimonio Cultural, explicó que tales expediciones requieren mucho tiempo y dinero.

Leer la nota Completa > Un vestido de seda que sobrevivió casi cuatro siglos en el fondo del mar sigue siendo un misterio