Piedras, perdigones y bombas lacrimógenas: el sexto día de las protestas en Lima deriva en choques con la Policía | Internacional

Al sexto día de protestas, Lima se convirtió en un intercambio masivo de perdigones, gases lacrimógenos, piedras, palos y pintura. La Policía lo sospechaba y por eso este martes dispuso 6.800 agentes custodiando el centro de la capital, foco principal de las movilizaciones. Ahí está el palacio presidencial, el Congreso, la sede del poder judicial y otras instituciones en las que los manifestantes peruanos ya no creen. Asimismo, a primera hora de la mañana, un grupo de tanquetas reforzó la avenida Abancay, una de las principales arterias de la ciudad.

Bajo el lema “Universitarios de todo el Perú, unidos”, diversos grupos de estudiantes de universidades públicas del interior del país se dieron cita en la Plaza Dos de Mayo a las cuatro de la tarde junto a las bases de la Confederación General de Trabajadores de la Perú (CGTP). Después de animarse unos a otros tocando la flauta de pan y el tambor, la protesta se dirigió hacia el Congreso. Durante toda la tarde y hasta el anochecer hubo enfrentamientos en los jirones Puno, Lampa y Miroquesada, además de la Avenida Emancipación y la Plaza San Martín.

A diferencia de días anteriores, esta vez la Policía reprimió con más dureza a los manifestantes. Prueba de ello son los heridos con perdigones, que tienen heridas en las piernas y hasta en el rostro. Aún no se puede precisar el número de afectados. “Aquí, allá, se acabó el miedo”, se decían a…

Leer la nota Completa > Piedras, perdigones y bombas lacrimógenas: el sexto día de las protestas en Lima deriva en choques con la Policía | Internacional