Home Deportes Iñigo no disipa las dudas

Iñigo no disipa las dudas

6
0

Había que remar en Praga, eso dijimos tras el pinchazo ante Portugal, hablamos de que en la capital checa había un río para ello. Pero lo cierto es que la corriente del Vltava estaba a punto de llevarnos por delante. Un gol de Iñigo Martínez en el 90′ rescató un punto para España, cojeando en este inicio de la Nations League y eso siembra dudas sobre el Mundial de Qatar. Jugó mal y mostró una fragilidad defensiva preocupante. Sólo el carácter, resumido en ese cabezazo del central del Athletic, y Gavi nos dejan respirar. Esas son las dos únicas buenas noticias que nos deja Praga.

La rotación estaba prevista en La Roja y la RAE define el verbo rotar en su segunda acepción de la siguiente manera: “Alternar (varias personas) sucesivamente en un puesto o función”. Por lo que a España se refiere, la función no es otra que llegar a la Final Four de la Nations League y, de paso, engrasar la maquinaria de cara al Mundial. La rotación era un hecho, pero ni siquiera se tardó en saber si los ocho cambios respecto al partido con Portugal eran demasiados o pocos. En el minuto 3 quedó al desnudo la defensa española, que en su ímpetu de presión levantó tanto la línea que la destrozó la velocidad del rival. Carvajal se atascó al tirar el fuera de juego y luego no hubo forma de achicar agua porque el daño ya estaba hecho: Balón en profundidad a Kuchta, pase a Pesek, que fue el que se coló eso sí pero no de Carvajal, y remató a portería vacía. Unai Simón no pudo hacer nada. Así que a partir de ese momento el partido nos dio un panorama incómodo, ya que La Roja no estaba en desventaja en el marcador desde la final de la Eurocopa.

No sabemos qué tendría preparado Jaroslav Silhavy para enfrentarse a España, pero lo que sí estaba claro es que tras el tempranero gol la República Checa (sólo tres cambios respecto al duelo con Suiza) tensó sus líneas con el único objetivo de reducir la espacios y ahogando a La Roja. Gavi se perfilaba como ese jugador con el que filtrar pases ante la frontal del área checa, pero los balones no le llegaban. El azulgrana se desesperó de la misma manera que lo hizo De Tomás. Dentro era imposible jugar y fuera, Carvajal y Marcos Alonso, doble novedad en los laterales, apenas se aventuraban a subir unos metros. Así que cada ataque español era una estación de hora punta.

Hubo que esperar hasta el minuto 33 para asistir al primer disparo español entre los tres palos. Fue un cabezazo de Eric García que llegó dócilmente a las manos del exsevillista Vaclik. Silhavy no exigió lo mejor de su portero, ni de Sadilek y Soucek, doble pivote por el que tuvo que pasar el juego centroeuropeo. El único alivio que nos puede traer el partido es que llegue al descanso, pero Gavi nos demostró una vez más que el fútbol es de los jugadores. Es genial a pesar de ser joven y pequeño, con esa habilidad de encontrar la puerta de salida cuando todo está tan oscuro que aterra. No había sitio en la defensa checa, pero lo encontró; Cerraron el remate con la derecha y él se decantó por la izquierda, con el toque sutil para romper la estirada de Vaclik, que tendría razón al decir en su buen castellano “cómo me han podido hacer tanto daño con tan poco”. Tendría razón, porque con el gol de Gavi se cerró la peor primera parte desde que Luis Enrique dirigió a la Selección. Un gol que puso al sevillano aún más de lleno en los libros de historia al convertirse en el jugador más joven en marcar con la Roja: 17 años y 304 días frente a los 17 y 311 de su compañero azulgrana Ansu Fati.

El parón cambió a España en cuerpo y alma. En el primero, porque Ferran Torres relevó a Sarabia; en el segundo, porque la circulación del balón era diferente. Luis Enrique dio entrada a Busquets, Asensio y Morata para enfrentarse a un rival que también se movía: Hlozek y Cerny sustituyeron a Lingr y Pesek. Pero antes de saber qué medicamento haría efecto, el español o el checo, llegó el golpe en la barbilla de La Roja. Una vez más, un pase al hueco fue suficiente para retratar su defensa. En esta ocasión, Eric García fue la víctima, torpe a la hora de adelantarse y cortar el balón que le llegaba a Kuchta para que se enfrentara solo a Unai. Lo superó con templanza y clase. Era comprensible el enfado de Luis Enrique, también el de sus internacionales, que lo intentaron por activa y por pasiva. La madera repelió el disparo de Ferran como antes del gol checo lo había hecho con uno de Asensio. Parecía que el fútbol no estaba del lado de la Roja este domingo, pero llegó el centro de Asensio y el cabezazo de Iñigo que dejó boquiabiertos a Luis Enrique y a todo el banquillo. Un buen ensayo para lo que nos queda por gritar en seis meses en el Mundial. Pero de momento podemos enmendar nuestro irregular andar por esta Nations League. Ginebra, este jueves, es un buen lugar para hacerlo.

Cambios

jakub jakto (23′, Jaroslav Zeleny), Fernando Torres (45′, Pablo Sarabia), milan havel (45′, Jakub Jankto), adam hlozek (58′, Jakub Pesek), Václav Cerny (58′, Ondrej Lingr), Marco Asensio (60′, Dani Olmo), sergio busquets (60′, Rodrigo), Álvaro Morata (60′, Raúl de Tomás), Marcos Llorente (71′, Koke), Václav Jurecka (77′, Jan Kuchta)

metas

1-0, 3′: Pesek1-1, 47′: gavi2-1, 65′: Jan Kuchta2-2, 89′: Íñigo Martínez

tarjetas

Árbitro: François Letexier
Árbitro VAR: Willy Delajod, Frederic Haquette
Rodrigo (57′, Amarilla) Coufal (90′, Amarillo)

Clasificación

Grupo 2 PT pjs médico de cabecera EDUCACIÓN FÍSICA PÁGINAS
1

4 dos 1 1 0
dos

4 dos 1 1 0
3

dos dos 0 dos 0
4

0 dos 0 0 dos
Grupo 2 PT pjs médico de cabecera EDUCACIÓN FÍSICA PÁGINAS
1

4 dos 1 1 0
dos

4 dos 1 1 0
3

dos dos 0 dos 0
4

0 dos 0 0 dos

Leer la nota Completa > Iñigo no disipa las dudas

Previous articleLa Fiscalía venezolana inicia otro proceso de extradición contra el exministro Rafael Ramírez
Next articleLa película de Scarlet Witch sería anunciada en D23
Via Pais
Vía País es una red de sitios web de noticias de la Argentina. Cuentan con cobertura nacional a través del mismo sitio web www.viapais.com.ar y además de diferentes sitios regionales en las principales plazas del interior del país, como: Rosario, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires.