Cabernet Franc De Argentina Desafíos 2023

Uno de los efectos más interesantes del Cabernet Franc de Argentina, sin duda, fue su capacidad para seducir a los enólogos más exigentes del planeta ya los principales escritores de vinos del mundo.

Baste recordar que, en 2016 y por primera vez en la historia, un vino argentino recibió 100 puntos de Wine Advocate: se trataba de El Gran Enemigo Gualtallary 2013, un blend 85% Cabernet Franc con el resto de Malbec. Desde entonces, el foco de los paladares más influyentes se ha posado en los varietales Cabernet Franc de Argentina y en muchos blends donde el Franc aportó un estilo sin precedentes a los vinos del país.

En general, los especialistas quedaron cautivados por la diversidad que ofrecen estos tintos frente a los francos de otros orígenes y cómo su carácter fresco y herbal actualizó la identidad de muchas etiquetas en la principal productora de Malbec del planeta.

“Los Cabernet Franc de Argentina muestran una complejidad muy interesante donde las frutas rojas y negras se mezclan con los matices especiados y herbáceos, aportando mucha frescura, mientras que en boca son vinos complejos, pero más sutiles que otros tintos clásicos como el Cabernet. Sauvignon, por ejemplo”, explica Agustina Hanna, enóloga de de Ruca Malen.

Este efecto es posible experimentarlo en los varietales, pero también en los tintos de corte que recurren a los encantos del Cabernet Franc.

Cabernet Franc de Argentina: el sofisticado factor herbáceo

“Con el Cabernet Franc aprendimos a perdonar los matices pirazínicos de los tintos porque potencia la expresividad de los vinos”, comenta Daniel Pi, enólogo jefe de Bemberg Estate Wines.

En este sentido, el enólogo cree que gracias al Cabernet Franc de Argentina y la búsqueda de su punto ideal de madurez en Mendoza, los tonos de hierbas frescas, pimiento verde y rojo y otros detalles que, por ejemplo, cuando el Cabernet Sauvignon durante años fue criticado

Al permitirles embotellar tintos frescos pero elegantes, especialmente cuando se combinan con Malbec, Cabernet Franc se ganó el corazón de los enólogos.

El mapa de Franco

Junto con el Malbec, el Cabernet Franc de Argentina es una de las pocas variedades que ha aumentado su número de hectáreas en los últimos años.

A nivel nacional, durante la última década, la superficie de este varietal creció hasta en un 115% para llegar a las actuales 1.569 hectáreas totales, de las cuales el 81% se encuentran en Mendoza, principalmente en Luján de Cuyo (20%). y Valle de Uco (45%), de donde provienen la mayoría de los exponentes mejor posicionados.

Lógicamente, su cultivo también se ha expandido en el Valle de Pedernal (San Juan), Valles Calchaquíes e incluso en la provincia de Buenos Aires cerca de la Costa Atlántica.

Pero entre las singularidades del Cabernet Franc de Argentina está que se puede encontrar cultivado en las zonas más extremas del país como la Quebrada de Humahuaca, en Jujuy, donde sus vides se ubican a 2.777 metros sobre el nivel del mar; y también en la Patagonia, donde se produce en Trevelin, uno de los lugares más australes del mundo en la provincia de Chubut.

Una variedad con muchas caras

Técnicamente, para hablar del carácter del Cabernet Fanc de Argentina, es necesario resaltar el carácter continental de los viñedos y su ubicación al pie de la Cordillera de los Andes. Esto permite a las bodegas argentinas desarrollar un estilo de Cabernet Franc muy particular, ya que la cepa logra madurar conservando una correcta acidez natural con buena estructura y una atractiva complejidad aromática.

Pero dado esto, los matices que ofrecen los viñedos de Luján de Cuyo en comparación con los del Valle de Uco revelan una versatilidad sin precedentes para este varietal que, por ejemplo, “en Gualtallary desarrolla un perfil mineral y tenso en boca como resultado de el clima fresco de las regiones de altura (aproximadamente 1.300 metros sobre el nivel del mar) mientras que en Agrelo muestra mayor volumen y elegancia”, comenta Diana Fornasero, enóloga de Viña Cobos.

Precisamente por su versatilidad, es posible encontrar vinos frescos y clásicos de estilo bordelés, como es el caso de los que componen la colección El Gran Enemigo, Rutini Single Vineyard Gualtallary, Benegas Lynch, Viña Cobos Chañares Estate y Pulenta Estate Gran Cabernet Franc.

Pero también los hay que revelan una identidad más asociada a la frescura y fluidez del paladar del Valle del Loira, como Zorzal Eggo Franco, Zuccardi Polígonos del Valle de Uco San Pablo, Spontáneo By Lui Wines, Argento Single Vineyard Agrelo y Mundo Revés Cuvee. Las Calcaries.

Por supuesto, hay grandes exponentes del Cabernet Franc de otras zonas vitivinícolas, como el clásico Humberto Canale Gran Reserva de Río Negro; el realizado por Fernando Dupont en Jujuy; El Esteco Remarkable Series de los Valles Calchaquíes o el innovador Casa Yagüe del viñedo de Cabernet Franc más austral de Argentina.

Mauricio Vegetti, de Lui Wines, comparte su perspectiva sobre esta variedad: “Creo que hay varias razones para considerar al Cabernet Franc argentino como la segunda variedad más fuerte del país detrás del Malbec. Su plasticidad en diferentes terroirs, con buenos rendimientos, es similar y plural como lo es el Malbec. Es una uva que genera productos muy francos en cada lugar y con muchas posibilidades de lograr una buena madurez”.

cabernet franc argentino

Unión hace fuerza

Utilizar el Cabernet Franc como componente del blend es otro de los recursos que utilizan las bodegas argentinas: al mezclarlo con Malbec los resultados son aún mejores.

“Es fantástico cómo Malbec y Cabernet Franc se complementan, agrega Agustina Hanna, porque le da carácter, pero a la vez frescura y energía a los vinos Malbec y el resultado siempre es exquisito”.

En este aspecto abundan los ejemplos que hoy brillan en todos los rangos de precio, como: La Craire de Per Se y Riccitelli & Father y Trapiche Iscay, todos con 70% Malbec y 30% Cabernet Franc; Blend Contemporáneo de los Valles Calchaquíes (55% Cabernet Franc, 30% Malbec y 15% Merlot) del enólogo Paco Puga; y Norton Lote Negro Unique Edition de una mezcla de 65% Malbec y 35% Cabernet Franc.

Es fácil entender que el mundo esté hablando del Cabernet Franc de Argentina y que muchos otros productores alrededor del mundo hayan comenzado a trabajar en recuperar el prestigio de este varietal. Es una variedad que ofrece un potencial extraordinario, como lo demostraron muchos exponentes argentinos durante años.

Lo invitamos a seguir conociendo a los protagonistas del vino argentino haciendo clic aquí.

Leer la nota Completa > Cabernet Franc De Argentina Desafíos 2023